Compartir
Publicidad

10 pulseras de actividad y smartwatches para medir tus entrenos de natación

10 pulseras de actividad y smartwatches para medir tus entrenos de natación
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las pulseras de actividad suelen incorporar entre sus funciones básicas el contar pasos, calorías, distancia recorrida mediante el empleo de GPS. Aunque algunas son resistentes al agua, medir los deportes acuáticos es una tarea pendiente de la mayoría de los modelos, una desagradable realidad teniendo en cuenta la popularidad de los deportes acuáticos especialmente en verano.

A continuación hemos recopilado una serie de pulseras de actividad y relojes inteligentes que cuentan entre sus funciones con la medición de parámetros relativos a natación y otros deportes acuáticos, de modo que puedas conocer el rendimiento de tus entrenamiento y resultados.

¡Cuidado!, publicamos esta oferta hace más de dos semanas, y el precio puede haber cambiado. Para no perderte ninguna oferta, suscríbete a nuestro Telegram, Twitter o síguenos en Facebook con Compradicción (con todas las ofertas) y Compradicción Lifestyle (solo con las ofertas de Moda, Belleza, Deco, Deportes y Bebés) y las recibirás en cuanto las descubramos.

Ver últimas ofertas de smartwatches y wearables »

Algunos parámetros sobre pulseras de actividad y smartwatches para natación

Además de factores clásicos de estos dispositivos como la medición del ritmo cardiaco, GPS, diseño, comodidad o ergonomía, las pulseras de actividad para natación tienen otros parámetros que deberemos analizar.

Por cierto, de hecho algunos de estos parámetros son poco precisos dentro del agua, como la medición de los latidos del corazón o el GPS, si estás nadando en una piscina.

La resistencia al agua

Un requisito fundamental para que una pulsera de actividad o reloj sirva para medir nuestra actividad acuática es que sea sumerginle, una característica que si bien en los dispositivos como smartphones se mide mediante la certificación IP, en este caso se emplean las atmósferas.

La ATM es unidad de presión atmosférica que cuantifica cómo soporta la presión debajo del agua, aunque no se refiere a la profundidad. Sin embargo, generalmente un dispositivo de 1 ATM es waterproof hasta a 10 metros y 3 ATM permiten sumergirse hasta los 20 metros.

En todo caso, aunque un dispositivo esté en el agua dentro de su rango, podría tener un percance y entrarle agua si se está realizando una actividad que genera una sobrepresión que exceda sus ATM. Todos los relojes inteligentes y pulseras de actividad incluidas son lo suficiente sumergibles para nadar, aunque podrían no soportar el submarinismo en el mar.

Midiendo la actividad acuática

Más allá de la resistencia al agua, el dispositivo debería ser capaz de monitorizar, medir y almacenar los registros de tu actividad actuática, como el número de brazadas, distancia recorrida, tiempo empleado...

  • Número de brazadas. Del mismo modo que cuando estamos en tierra estos dispositivos cuentan nuestros pasos, la contabilización del número de brazadas es una métrica básica en natación.

  • Ritmo. Las pulseras de actividad para natación "saben" cuando das la vuelta en una piscina, por eso es importante configurar la longitud de la piscina, de modo que sea posible calcular cuánto te cuesta hacer un largo

  • Frecuencia de la brazada. Esta magnitud nos permite conocer sobre la técnica de natación y su eficacia. Puede ser las brazadas que dar por minuto o cuántas brazadas necesitas para nadar el largo de la piscina. Si este parámetro es muy bajo, quizás estés moviendo los brazos demasiado lento. Si es alto, tu brazada podría ser muy corta para lograr un rendimiento óptimo.

  • Eficacia o Swolf. Es la combinación de velocidad y esfuerzo, un parámetro que mezcalinas el número de brazadas que das con la cantidad de tiempo que te cuesta hacer un largo, si bien la longitud de la piscina influye. Cuanto más bajo, mejor.

Pulseras de actividad que miden la actividad acuátoca

Moov Now

moov
  • Lo mejor: control minucioso entrenamientos natación, precio.

  • Lo peor: sin pantalla, no permite monitorización en vivo.

Si quieres un gadget para monitorizar entrenamientos más que un dispositivo para mantenerte alerta de notificaciones de tu teléfono, Moov Now es lo que estás buscando. Además de ofrecer métricas detalladas sobre tus entrenos de natación, te proporciona claves para mejorar tus marcas con un entrenador personal incorporado mediante audio.

Este cuantificador está fabricado con silicona, por lo que es ligero y transpirable. Es resistente al polvo y al agua hasta 30 metros y su app tiene un modo dedicado a la natación que tienes que activar manualmente. Cuando salgas del agua verás la distancia, eficiencia, ritmo, vueltas... eso sí, durante el entreno no podrás ver cómo lo estás haciendo.

Es compatible con iOS y Android y funciona con una pila de botón que le proporciona una autonomía de hasta medio año. Desde 49,99 euros en Amazon.

Speedo Shine 2

Speedo
  • Lo mejor: diseño y ligereza, autonomía, precio.

  • Lo peor: sin pantalla.

El Speedo Shine 2: Swimmer Edition es un minimalista y atractivo reloj surgido de la colaboración entre Misfit y Speedo, de hecho es compatible con la app Speedo Fit, que en teoría información detallada de la actividad en el agua. Y decimos en teoría porque según nuestra review la app es bastante generalista.

Está fabricado con aluminio anodizado y silicona. Es super fino y ligero, así como resistente. La pila dura 6 meses, momento a partir del cual habrá que sustituirla.

Además de medir los entrenos de natación, también permite controlar el sueño, pasos, distancia y calorías. Aunque no tiene pantalla, se puede activar mediante toques sobre la superficie, si bien el control y monitorización se realiza a través del teléfono, por lo que nos quedamos sin verlo en tiempo real. En la web de Misfit cuesta 18,15 euros pero está agotado. En eBay desde 67,46 euros.

Tomtom spark 3

Tomtom
  • Lo mejor: monitorización completa natación.

  • Lo peor: es grande.

El Spark 3 es un reloj centrado en el running pero que también integra un modo de natación que permite comparar resultados con otros nadadores. Entre los parámetros que mide se encuentra la velocidad, longitud, número de brazada, ritmo y swolf. Permite elegir el tamaño de la piscina para mejorar la precisión, establece récords y tipos de entrenamiento. Incluso existe un modo "Objetivo", que ofrece tus avances a lo largo del tiempo.

Además de la natación, hay otros muchos programas para otros deportes, por ejemplo el seguimiento de rutas cuando vas en bici o corres. También detecta de forma automática qué deporte estás realizando, midiendo pasos, calorías y sueño. En cuanto a las notificaciones del teléfono, podrás ver quién te llama o te escribe. En Amazon por 119,95 euros.

Samsung Gear Fit 2 Pro

Samsung
  • Lo mejor: cómodo, versátil, ideal para deportistas, permite controlar los entrenamientos en vivo.

  • Lo peor: precio.

Probablemente uno de los dispositivos listados más atractivos en relación calidad precio sea el Samsung Gear Fit 2 Pro: dispone de pantalla a color AMOLED que permite no solo controlar los parámetros del entrenamiento a tiempo real, sino también ver las notificaciones.

En cuanto a los parámetros que cubre, se incluye el tipo de brazada, distancia, largos y swolf, usando precisamente la app de Speedo. Pero no se queda ahí: para los amantes del deporte también se incluyen otras apps especificas como MapMyRun, Endomondo, MyFitnessPal o UnderArmour Record.

En cuanto a sus especificaciones, tiene GPS, Glonass, una capacidad de 4GB y permite usar Spotify en modo offline (si es que eres usuario de pago). Es cómodo, ligero (solo pesa 34 gramos), su batería dura 4 días y puede ser sumergido hasta 50 metros. En eBay por 139 euros.

Garmin Swim

Garmin Swim
  • Lo mejor: es fácil de usar, mide con detalle, gran autonomía.

  • Lo peor: solo sirve para natación.

El Garmin Swim es un smartwatch destinado únicamente para la natación. ¿qué significa esto? Que si por ejemplo eres triatleta, este modelo no te resultará demasiado útil porque no dispone de GPS, por lo que te quedarás sin registrar tus marcas cuando vas en bici o corres. Tampoco mide el ritmo cardiaco.

No obstante, es un reloj extremadamente minucioso e intuitivo para controlar la natación: cuenta la distancia, brazadas por largo, ritmo... de forma automática, así como el estilo en el que estás nadando e incluso medir la eficiencia de las piernas.

Puedes sumergirlo en el agua sin problema hasta los 50 metros, cuenta con diseño muy atractivo y es muy sencillo cargar los entrenos en otros dispositivos. Su batería dura un año. En la web de Garmin por 149 euros.

Fitbit ionic

Ionic
  • Lo mejor: tienda de aplicaciones, batería, diseño.

  • Lo peor: precio.

Fitbit, uno de los fabricantes más populares de pulseras de actividad ha dado recientemente el salto a los smartwatches. Buena prueba de ello es este Fitbit ionic, un dispositivo que como la mayoría de esta selección mide distancia recorrida, tiempo de actividad, además de la detección automática de brazada, contabilización de brazada, swolf y ritmo. Como el resto de la firma, cuenta con su propio sistema operativo y catálogo de apps, así que podrás completar su funcionalidad instalando aplicaciones de terceros como MySwimPro.

Dispone de una pantalla brillante de hasta 1.000 bits de 1,43 pulgadas de color táctil, su batería dura hasta 10 horas en modo GPS y 4 días sin él, controla el ritmo cardiaco (aunque no con mucha precisión bajo el agua), tiene una capacidad de 2,5 GB y es sumergible 50 metros.

El Fitbit iconic es una versión más deportiva del modelo más icónico de la marca, el Fitbit Versa (194 euros en Amazon), ya que cuenta con 15 tipos de actividades. En PcComponentes por 265 euros.

Polar V800

Polar
  • Lo mejor: medición precisa de actividades deportivas.

  • Lo peor: es pesado, antiguo y no muy cómodo para responder notificaciones del teléfono.

El Polar V800 emplea el GPS y el acelerómetro para controlar el avance en piscina y en abusas abiertas, permitiendo visualizar distancias, tiempos de descanso y actividad, número de brazadas y ritmo. Eso sí, aunque cuenta con un medidor de ritmo cardiaco, este no funciona bajo el agua. Permite ser sumergido hasta los 30 metros, siendo uno de los modelos menos "acuáticos" de la selección.

No solo controla la natación, sino que integra modos multideporte que te permiten por ejemplo monitorizar automáticamente tus registros nadando, corriendo y haciendo ciclismo en una misma sesión. También dispone de herramientas inteligentes que muestran carga de trabajo, estado de recuperación, estadísticas de quemado de calorías.

Es uno de los gadgets más pesados, cuneta con GPS y su batería dura hasta 13 horas si estás usando el GPS.

Aunque puedes ver ciertas notificaciones del teléfono, pudiendo incluso contestar a las llamadas o ver mensajes o avisos de redes sociales, su interfaz no es muy cómoda para esta actividad, sino que cubre este aspecto, centrándose sobretodo en actividad deportiva. Asimismo, este modelo lleva en el mercado desde 2014, por lo que no es el más actual de los listados. En Amazon desde 270 euros.

Garmin Vivoactive 3

Vivoactive 3
  • Lo mejor: diseño, monitorización, permite realizar pagos, GPS.

  • Lo peor: uso restringido en aguas abiertas, precio.

El Garmin Vivoactive 3 es uno de los modelos más elegantes de la selección. Como la mayoría de la marca, se comportan bien en la piscina, midiendo los parámetros más típicos, sin embargo este combina la medición de actividades con especificaciones puramente de un reloj inteligente, permitiendo pagar con él.

Este reloj permite ver en tiempo real las marcas de tu actividad gracias a su pantalla chroma: distancia, tiempo, brazada, swolf, temperatura, ritmo, velocidad...siendo sumergible hasta 50 metros. Eso sí, está recomendado únicamente para piscinas, restringiendo su actividad en aguas abiertas. En Media Markt por 255 euros.

Apple Watch 3

Aw3
  • Lo mejor: diseño, apps, interfaz intuitiva.

  • Lo peor: precio, hay modelos que ofrecen más parámetros, autonomía.

El smartwatch más popular que existe es por fin resistente al agua y cuenta además con un control de entrenamientos de natación desde watchOS 4, que se lanzó a finales de 2017. El Apple Watch 3 puede monitorizar automáticamente distancia, longitud, tiempo y tipo de brazada, contando también los tiempos de descanso. El GPS permite también controlar tus entrenos en aguas abiertas. Si haces triatlón, Apple dispone de modos multideporte. El Apple Watch 3 monitoriza tu ritmo cardiaco en el agua, aunque no de forma precisa.

Aunque no cuenta con la app más precisa para la medición de actividades, es muy intuitivo y ofrece valores generales suficientes para personas que realicen la natación como hobbie. Además, siempre se pueden instalar apps de terceros más completas. Solo pesa 44 gramos, su batería dura hasta 18 horas y es resistente al agua hasta 50 metros.

Donde más destaca el Apple Watch es en su gran abanico de aplicaciones disponibles (más que cualquier otro dispositivo del mercado) y su completa sincronización con el iPhone, permitiendo contestar y realizar llamadas, ver y enviar mensajes y otras muchas actividades gracias a su pantalla OLED y su interfaz optimizada. Si a eso le añadimos su elegante diseño y ligereza, encontramos la explicación a su precio: 369 euros en Amazon.

Garmin Forerunner 935

Forerunner
  • Lo mejor: autonomía y control de los entrenos.

  • Lo peor: precio.

El Garmin Forerunner 935 es el dispositivo más caro, pero también el más preciso y exhaustivo de la lista, siendo indicado para amateurs intensos y amantes de la precisión. Este reloj multideporte ofrece una monitorización detallada de entrenamientos de natación y otros deportes. Detecta tipo de brazada, longitud, distancia, ritmo, número de brazada, swolf, vueltas y con el GPS se puede trackear la distancia en aguas abiertas. Asimismo, analiza detalladamente nuestra técnica, por ejemplo controlando el avance de un brazo. Otra posibilidad es crear perfiles, alertas y cuenta atrás para perfeccionar el entrenamiento en intervalos. Como sucede con otros modelos, la medición del ritmo cardiaco no funciona bajo el agua.

Tantas posibilidades se traducen en que es una gran herramienta para sacarle partido, pero la configuración se puede tornar un poco compleja, sobretodo porque su pantalla no es táctil, restringiéndose a los botones. Es un dispositivo compacto, atractivo, solo pesa 49 gramos y su batería dura hasta 24 horas en modo GPS.

El Garmin Forerunner 935 es principalmente un buen asistente para los entrenamientos, pero si buscamos una herramienta para interactuar con apps, no es la mejor opción. En la tienda oficial por 499,99 euros y en eBay desde 442 euros.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio