Publicidad

2 trucos para comprar sólo lo necesario

2 trucos para comprar sólo lo necesario
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Desde este Blog ya hemos recalcado en varias ocasiones la importancia de hacer una lista de la compra y ceñirse a ella como medida fundamental de ahorro. Para hacer esta medida más efectiva debe completarse con estos dos trucos:

La primera medida consistiría en hacer un inventario de nuestro frigorífico y/o despensa y llevarlo con nosotros cuando vayamos a hacer la compra.

¿Cuantas veces hemos comprado cosas "por si acaso" porque no recordábamos si había en casa? O por el contrario, no comprar algo pensando que ya teníamos. También nos será útil a la hora de poder hacer aprovisionamiento de productos perecederos que se encuentren en oferta.

¡Cuidado!, publicamos esta oferta hace más de dos semanas, y el precio puede haber cambiado. Para no perderte ninguna oferta, suscríbete a nuestro Telegram, Twitter o síguenos en Facebook con Compradicción (con todas las ofertas) y Compradicción Lifestyle (solo con las ofertas de Moda, Belleza, Deco, Deportes y Bebés) y las recibirás en cuanto las descubramos.

Ver últimas ofertas de otros »

Se trata por tanto de poder aprovechar al máximo los precios bajos de un producto concreto (o comprar al por mayor), pero sobretodo de comprar lo justo y necesario. Evitar tanto que se nos echen a perder alimentos como tener que acudir por segunda vez a por algo que pensábamos teníamos en casa.

Las familias más numerosas o los más metódicos pueden incluso optar por usar alguna aplicación de control de stocks como las empleadas en algunos negocios hosteleros.

Lo siguiente es elaborar un menú semanal o de la periodicidad que nos parezca bien. Podemos, por ejemplo, hacerlo cada domingo para un día después hacer la compra lista en mano.

De este modo evitamos "comprar a ojo" y tener que congelar o tirar a la basura alimentos por haber comprado en exceso. De nuevo el objetivo es comprar sólo lo necesario.

A la hora de elaborar un menú debemos ser flexibles, si una vez en el supermercado uno de los ingredientes que necesitábamos está a un precio superior al previsto debemos ser capaces de sustituirlo por otro.

A partir de ahora al hacer la compra llevaremos dos listas. Una con las cosas que necesitamos para nuestro menú semanal, y otra con las cosas que ya tenemos en casa. En definitiva si tuviéramos que reducirlo todo a una única palabra esta sería: planificación.

Vía | Frugal Living Foto | Simon Shek En Ahorro diario | Ahorra en tu cesta de la compra planificando el menú

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios