Publicidad

Amueblando el hogar, creciendo desde lo básico

Amueblando el hogar, creciendo desde lo básico
Sin comentarios

Personalmente hasta ahora he vivido siempre de alquiler, de aquí para allá, por circunstancias de la vida no tocaba sentar la cabeza y casarse con el banco. Durante estos periodos el consejo de amueblar una casa con lo básico que os dábamos ayer es sin lugar a dudas la opción ganadora. No obstante si tenemos intención de hacer de un lugar nuestra casa para un periodo bien largo (una vida) es normal que queramos hacerlo lo más cómodo y acogedor que podamos.

El problema de esto es que los muebles de una calidad media/buena que nos vayan a durarnos un buen puñado de años suelen costar bastantes y si tenemos que amueblar dos habitaciones, un salón, baños, cocina al final vemos que tenemos por delante un gasto que seguramente no podamos afrontar a "tocateja".

¡Cuidado!, publicamos esta oferta hace más de dos semanas, y el precio puede haber cambiado. Para no perderte ninguna oferta, suscríbete a nuestro Telegram, Twitter o síguenos en Facebook con Compradicción (con todas las ofertas) y Compradicción Lifestyle (solo con las ofertas de Moda, Belleza, Deco, Deportes y Bebés) y las recibirás en cuanto las descubramos.

Ver últimas ofertas de otros »

Una de las posibles soluciones existentes como bien comenta mi compañero Tomás Pulido son pedir un préstamo o incluir los muebles en la hipóteca, pero al igual que a el a mi tampoco me gusta esta situación, no quiero dar al banco más dinero del estrictamente necesario. Mi solución a esto es ir creciendo poco a poco.

Para ello cuando compremos un mueble compraremos aquel que verdaderamente queremos sin pensar demasiado en el precio (siempre dentro de unos límites claro). Imaginemos que queremos comprar una cama y compramos la más barata del ikea y tras 10 meses decidimos comprar un modelo superior, para después otro año y pico terminar comprando finalmente el modelo que hubieramos querido desde el principio, ¿no sería mejor haberla comprado desde el principio?

El problema claro es que si hacemos esto con todo estaremos en la situación inicial de pedir un crédito, solución que ha habíamos descartado. La idea es ir haciendo un orden de prioridad en los muebles que necesitamos para la casa e ir comprándolos según nuestro economía nos lo permita, uno al mes, o cada 3 meses, cuando podamos.

Mientrás tanto ir tirando con lo que tengamos, muebles de nuestra casa antigua, camas que nos regalen o presten nuestros familiares, un sofa o una mesa. También podemos tirar de imaginación y usar una puerta y unos caballetes como mesa hasta tener el dinero suficiente para la mesa de nuestros sueños. No tendremos de esta forma la casa de nuestros sueños el primer día, pero os aseguro que en un par de años tendremos algo muy parecido a lo que habíamos soñado tener sin pasar por compras intermedias de sofas en los que despertamos con la cabeza del revés después de cada siesta.

Hoy en día parece que para emanciparse todo el mundo tiene que hacerlo de la mano de una televisión de 40 pulgadas y unos muebles de diseño. Y vosotros ¿Qué técnicas para amueblar vuestra casa de una manera económica?

Imágen | Heybales En Ahorro Diario | Las ventajas de empezar con lo básico

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios