Compartir
Publicidad
Publicidad

Burro grande, ande o no ande

Burro grande, ande o no ande
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Es inevitable, cuando alguien adquiere una vivienda nueva lo primero que a uno le preguntan es que cuántos metros y cuántas habitaciones tiene.

Lo siguiente son las desaprobaciones y las miradas de desprecio si no cuenta al menos con tres dormitorios y un mínimo de 120 metros cuadrados, indistintamente de la situación personal o económica del nuevo propietario.

"¡Qué locura! Ya que te metes haberlo hecho bien..."

¡Cuidado!, publicamos esta oferta hace más de dos semanas, y el precio puede haber cambiado. Para no perderte ninguna oferta, suscríbete a nuestro Telegram, Twitter o síguenos en Facebook con Compradicción (con todas las ofertas) y Compradicción Lifestyle (solo con las ofertas de Moda, Belleza, Deco, Deportes y Bebés) y las recibirás en cuanto las descubramos.

Ver últimas ofertas de otros »

No, no quiero minusvalorar la importancia del espacio de un hogar, eso es algo que todos tenemos presente. ¿Pero realmente somos conscientes del coste que pagamos por disponer de un espacio extra que en muchos casos no necesitamos o es un lujo que no nos podemos permitir?

Tener más espacio nunca está de más, estamos de acuerdo. El dinero de mi bolsillo tampoco está de más nunca. Y si se trata de dinero que no tengo menos aún.

Es evidente que no todo el mundo tiene las mismas necesidades de espacio o planes futuro. Nuestras necesidades son cambiantes y totalmente impredecibles. ¿Qué sentido tiene entonces asumir mayor riesgo y endeudamiento "por si acaso"?

Al sobrecoste de una vivienda más grande, agregándole el IVA y los intereses correspondientes, hay que sumar otros inconvenientes que no siempre se tienen en cuenta: más gasto en mobiliario y/o decoración, más tiempo que deberemos emplear en su limpieza y mantenimiento, mayor consumo en calefacción y aire acondicionado, etcétera.

Corresponde a cada uno valorar si se justifica el añadir una habitación más "para la plancha", "para las visitas", o "para meter los trastos". Lo lógico sería al menos que se haga dejando al margen buscar la aprobación de los demás.

Foto | SMercury98

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos