Publicidad

Ahorrar con Internet: comparadores de precios

Ahorrar con Internet: comparadores de precios
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

De entre las muchas maneras que la compra por internet nos permite ahorrar, la de los comparadores de precios es una de las primeras que surgió en la red y también una de las más útiles. Son muchas las páginas que permiten algo tan básico para ahorrar como saber en qué tiendas online se vende más barato el producto que buscamos.

Dooyoo, por ejemplo, es uno de los clásicos. Funciona muy bien para determinados productos, especialmente aquellos que son de electrónica, pero tienes lagunas serias en apartados como discos, libros u otros productos culturales. Además, no te sirve los precios en pantalla desde un primer momento, sino que te hace navegar por su web para mostrarlos, por lo que no siempre resulta cómodo.

Kelkoo tenía hasta hace dos meses el apoyo de Yahoo, con todo lo que eso conlleva. Nunca ha dejado de crecer ni tampoco ha querido introducir incómodos registros. La búsqueda es rápida y el catálogo de tiendas muy extenso. Sin duda, es una opción a tener muy en cuenta en este tipo de servicios.

¡Cuidado!, publicamos esta oferta hace más de dos semanas, y el precio puede haber cambiado. Para no perderte ninguna oferta, suscríbete a nuestro Telegram, Twitter o síguenos en Facebook con Compradicción (con todas las ofertas) y Compradicción Lifestyle (solo con las ofertas de Moda, Belleza, Deco, Deportes y Bebés) y las recibirás en cuanto las descubramos.

Ver últimas ofertas de otros »

Más desconocido, pero igualmente válido, es Twenga. Su lema es “¡Mereces el mejor precio!” y lo cumple: su diseño cumple a al perfección con la idea de ver a la primera el precio más recomendable y, además, incorpora la posibilidad de registrarse como usuario y guardar las búsquedas realizadas para más adelante.

Aunque Twenga también incorpora la opinión de los usuarios, es Ciao quien mejor ha sabido explotar ese beneficio. En él encontraremos todo tipo de productos reseñados por gente que los ha usado, desde electrónica hasta viajes, pasando por cómida congelada, empresas de telefonía, restaurantes… En fin, su potencial es inmenso, aunque quizás por eso queda relegado más el hecho de poder comparar cuánto cuesta cada cosa a saber si de verdad merece la pena comprar tal o cual marca.

Livra recoge un poco todo lo anterior, pero desde su última remodelación incorpora matices de red social. Personalmente, no uso los comparadores más que para búsquedas rápidas, por lo que no he sacado partido a esa funcionalidad, pero Livra siempre ha sido una marca potente en el sector.

También Google ha intentado entrar en el negocio de los comparadores de precios. Así nació Google Products, que no ha obtenido sin embargo el apoyo del público que sí tienen varios de sus competidores. Teniendo en cuenta el potencial del buscador de Google, podría hacer lo que quisiera con él, pero, de momento, Products permanece en un plano muy secundario.

Como suele ser habitual hay muchísimas opciones y es cuestión de cada usuario buscar el que más le gusta. Lo que sí debéis saber es que el modelo de negocio de los comparadores se basa en que cada marca adherida al buscador paga al sistema por tráfico enviado y ventas conseguidas, de manera que no todos son transparentes.

Lo mejor, como siempre, es hacer caso al viejo lema publicitario:

“busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo”

En Ahorro Diario | Comprar por Internet

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios