Publicidad

Cuidado con los "sorteos reclamo"

Cuidado con los "sorteos reclamo"
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Muchos comercios y empresas, presentan suculentos sorteos por el mero hecho de comprar en sus establecimientos. El problema viene, cuando por la compra de estos elementos sufrimos una brutal subida del precio del artículo.

De muestra un botón. ¿Compraríais un radiador que cuesta de 15 a 20 euros por 75 euros? Todos diríais, no por supuesto. Pero si por la compra de este radiador entramos en un sorteo de un piso. ¿Comprarías ahora este radiador? Pues la respuesta debería ser la misma: No, por supuesto.

¡Cuidado!, publicamos esta oferta hace más de dos semanas, y el precio puede haber cambiado. Para no perderte ninguna oferta, suscríbete a nuestro Telegram, Twitter o síguenos en Facebook con Compradicción (con todas las ofertas) y Compradicción Lifestyle (solo con las ofertas de Moda, Belleza, Deco, Deportes y Bebés) y las recibirás en cuanto las descubramos.

Ver últimas ofertas de otros »

Analicemos un ejemplo en particular. Una empresa promotora catalana, pretende sortear un piso vendiendo 7.000 radiadores eléctricos a 75 euros. Supongamos que el radiador tiene realmente un coste de de 15 euros. Es decir pagamos 60 euros por el sobre-coste del sorteo.

La venta del radiador es una triquiñuela legal por parte de la empresa, para poder sortear el piso entre sus clientes, cobrarlo mediante el susodicho sorteo y no pagar impuestos por la "donación". La probabilidad que nos toque el piso es de un 0,01429% por cada radiador que compremos y perderemos 60 euros si no nos toca.

Supongamos que el piso tiene un valor de 300.000 euros, al cual le tenemos que restar los impuestos, que los paga el afortunado (18% en renta), con lo cual el valor neto del premio es de 246.000 euros. Es decir, por cada euro que me juego, puedo ganar 4.100 euros.

Pero al fín y al cabo, lo que estoy haciendo es equivalente a jugar a la lotería. ¿Qué ocurre si con esos 60 euros compro 3 décimos de lotería de navidad? Realizando un cálculo de probabilidades de que alguno de mis décimos (supongo números distintos) sea afortunado con uno de los tres primeros premios tenemos una probabilidad de éxito del 0.01412%.

Frente el retorno de "inversión", si me toca el gordo, por cada euro que juego, puedo ganar 15.000 euros, disminuyendo la probabilidad de acierto al 0,0035%. En definitiva, lo mismo de difícil es que me toque el piso a que me toque el gordo de Navidad.

Como vemos, acudir a estos reclamos publicitarios es equivalente a cualquier sorteo, donde las probabilidades de éxito son mínimas y todos menos uno, resultan perjudicados económicamente. Sólo se deben aceptar reclamos publicitarios de este tipo si no presentan un incremento en el precio del artículo que adquirimos.

Si pagamos un sobre-coste, tenemos que ser conscientes que lo que estamos haciendo es jugarnos el dinero, no otra cosa.

Más Información | Grupo Rob  Imagen | Gordon McKinley  En Pymes y Autónomos | Vendo radiador y de regalo un piso en Santa Coloma
En Ahorro Diario | Lotería, el impuesto de la irracionalidad

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios