Publicidad

Los alimentos que nunca pensé que se podrían congelar

Los alimentos que nunca pensé que se podrían congelar
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Ya os hablamos en su día de cómo los tomates pueden guardarse en el congelador cuando están a punto de pasarse. Si lo hacemos, podremos utilizarlos para cocinar en otras ocasiones. No son los únicos alimentos que pueden congelarse a pesar de lo que dice la tradición. Muchos de ellos yo no sabía que se podían guardar durante meses y ahora me doy cuenta de que he desperdiciado dinero.

Por ejemplo, yo no tenía ni idea de que la mantequilla podría guardarse hasta 6 meses congelada. Esto viene bien para los que seáis solteros y no la utilicéis frecuentemente: podéis cortarla en porciones e ir sacándola del congelador a medida que la necesitéis. Sobre todo si, como yo, el principal uso que le dais sea para cocinar

¡Cuidado!, publicamos esta oferta hace más de dos semanas, y el precio puede haber cambiado. Para no perderte ninguna oferta, suscríbete a nuestro Telegram, Twitter o síguenos en Facebook con Compradicción (con todas las ofertas) y Compradicción Lifestyle (solo con las ofertas de Moda, Belleza, Deco, Deportes y Bebés) y las recibirás en cuanto las descubramos.

Ver últimas ofertas de otros »

También la leche puede congelarse. Como cualquier líquido, la medida preventiva es dejar un espacio sin rellenar en el envase que metamos al congelador. Cuando la descongelemos, hay que agitarla bien y, pese a todo, habrá perdido parte de su consistencia, pero, de nuevo, para usarla en la cocina será perfecta, si tampoco la tomáis habitualmente y os ha sobrado de otros platos.

Si eres de los que siempre te sobran huevos y se te acaban pasando de fecha en la nevera, es posible que te interese saber que aguantan un año en el congelador. Para ello, hay que batirlos y guardarlos en las cubiteras de hielo. Antes de utilizar, deberás dejar que se descongelen en el frigorífico sacándolos un día antes del congelador.

Las hierbas y especias frescas se pueden guardar de manera individual en el congelador y echar directamente a la cocción de nuestros platos, sin necesidad de descongelarlas previamente. El truco pasa por guardarlas en bolsas autosellables después de haberlas helado en una bandeja cualquiera.

También en bolsas especiales para congelación pueden guardarse las nueces, otro de esos productos que en los supermercados no se venden en raciones "para solteros".

Vía | Frugal Living Foto | 1pxcare EvenWu en Flickr En Ahorro Diario | Ante la crisis, pon un tupper de más en la nevera

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios