Publicidad

Comprar en internet: guía para hacer compras online de forma segura
Otros

Comprar en internet: guía para hacer compras online de forma segura

Publicidad

Publicidad

Las compras en internet tienen innumerables ventajas. Nos ahorramos desplazamientos, recibimos el pedido cómodamente en casa o en la oficina, podemos comparar precios con un simple click... Pero, antes de lanzarte a por tu tarjeta, debemos tomar algunas precauciones.

¡Cuidado!, publicamos esta oferta hace más de dos semanas, y el precio puede haber cambiado. Para no perderte ninguna oferta, suscríbete a nuestro Telegram, Twitter o síguenos en Facebook con Compradicción (con todas las ofertas) y Compradicción Lifestyle (solo con las ofertas de Moda, Belleza, Deco, Deportes y Bebés) y las recibirás en cuanto las descubramos.

Ver últimas ofertas de otros »

¿Quién está detrás?

Comprar en tiendas como Amazon, PcComponentes o MediaMarkt no resulta demasiado arriesgado. Aunque algunas cuentan con su propio marketplace, en el que venden terceros, el pago es gestionado por la propia web y, si no recibes tu pedido, no tendrás problemas para recibir tu dinero.

Sin embargo, es tentador probar a comprar en esa tienda que has visto en Milanuncios o en Facebook. Pero ¿quién está detrás?

Todas las tiendas online tienen la obligación de mostrar unos datos mínimos de información: razón social, domicilio, correo electrónico, registro mercantil... Si estos datos no aparecen de una forma clara, mejor desconfiar.

Por ejemplo, la tienda murciana PcComponentes los muestra en su Aviso Legal:

Pcc

Con estos datos es muy sencillo encontrar información sobre esa empresa. Por ejemplo, con sólo comprobar su dirección en Google Maps o su CIF, ya podremos confirmar que la empresa existe.

También es interesante consultar la fecha de registro del dominio. Aunque ahora no se muestren datos en WHOIS, sí podremos ver cuando se registró.

No es algo infalible, claro está, pero si los datos como el CIF o el nombre de la empresa no aparecen en una simple búsqueda, esa dirección no existe y el dominio se ha registrado hace un mes... quizá esa tienda no sea la mejor opción.

Lo más importante: la garantía

Todas las tiendas online deben mostrar, de manera clara, sus condiciones venta, formas de pago, métodos de envío... y cumplir con la normativa europea en cuanto a garantías y devoluciones.

Eso, lógicamente, en el caso de tiendas que se encuentren en la UE ya que en el caso de tiendas asiáticas la normativa puede no aplicarse.

Por regla general, estaremos bajo el amparo de la normativa comunitaria, siempre y cuando la empresa se encuentre en algún estado miembro. Es decir, en el paso que veíamos anteriormente, comprobaremos que la tienda está en un país de la Unión Europea.

Si no es el caso y, aunque realice envíos desde Irlanda, Francia o Italia, si la tienda se encuentra, por ejemplo, en Hong Kong la garantía será la de ese país.

Derecho de desistimiento

La ley, en Europa, es muy clara al respecto y, en en las compras a distancia, tienes derecho a devolver tu pedido en el plazo de 14 días. Estas dos semanas es el plazo mínimo que deben ofrecer las tiendas, aunque muchas optan por plazos mayores. Por ejemplo, Amazon sube hasta los 30 días y la tienda francesa Sarenza hasta los 100 días.

Este derecho de desistimiento no conllevará ningún tipo de coste y, aunque la tienda está obligada a devolverte los gastos de envío iniciales, pueden hacerte pagar los costes de devolución. Es decir, lo que cuesta enviar el producto desde tu casa hasta la tienda.

Aquí, también depende de la tienda, ya que muchas optan por las devoluciones gratis o por PayPal, que te abona los costes de devolución. De hecho, en tiendas como Zavvi, nos animan a utilizar PayPal para disfrutar de esas "devoluciones gratis".

Podemos optar por empresas como Genei o Packlink para realizar el envío sin desplazarnos. Y, la factura del servicio, la enviaremos a PayPal para el abono.

Paypal

Una vez que el producto llegue a la tienda, deberán reintegrarte su importe en un plazo de 14 días.

¿Qué ocurre si deja de funcionar?

Si un producto está defectuoso, no funciona o no es el anunciado, el vendedor debe repararlo o sustituirlo gratuitamente. También puede ofrecer un descuento o devolver el importe íntegro abonado por ese producto.

La garantía, en Europa, será siempre de, como mínimo, 2 años. Es indiferente si realizas tu pedido a una tienda española o alemana. Si la empresa es europea la garantía será de 2 años.

Aquí puede haber confusión con multitud de tiendas asiáticas que realizan envíos desde Irlanda o Francia. Y es que la tienda, en este caso, no es europea. Y, aunque muchas ya ofrecen también dos años de garantía, normalmente tendremos únicamente doce meses. Es algo complicado ya que, físicamente, el producto se envía desde la UE pero, realmente, la compra la estamos efectuando en China. Es decir, los dos años de garantía sólo nos los darán obligatoriamente tiendas europeas.

Además, también es importante señalar que la garantía es responsabilidad del vendedor. Con nuestra factura de compra podremos acudir al servicio técnico oficial de la marca en nuestro país pero, si el producto es importado, es posible que tengamos que recurrir directamente a la tienda.

¿Y si compro en China?

Lamentablemente, como hemos visto, las leyes europeas no son las mismas por las que se rigen en el lejano oriente. Si compras en otros países miembros (Italia, Alemania, Francia, etc), con tu factura de compra, podrás acudir a un servicio técnico autorizado en nuestro país.

En las compras en China la cosa cambia. Es cierto que GearBest o AliExpress Plaza, por ejemplo, ofrecen envíos desde España con dos años de garantía. Además, en el caso de Plaza, cada vez hay más productos con garantía oficial en nuestro país de dos años.

En otras ocasiones, es la marca la que ofrece garantía internacional independientemente de dónde compremos el producto. Ocurre, por ejemplo, con Apple.

Pero, por lo general, en las compras en tiendas asiáticas nos ahorraremos dinero pero la garantía la ofrecerá la propia tienda ya que estamos comprando a una empresa de China.

En estos casos es primordial utilizar como forma de pago PayPal. Y es que, si nos viésemos obligados a realizar una devolución, de este modo nos abonarían los gastos de envío. Basta con activar previamente el servicio.

Además, aunque cada vez más tiendas asiáticas ofrecen su garantía en Europa, lo habitual es tener que enviar el producto a China. Si es un artículo de tecnología, y su precio es elevado, quizá sea conven

Las opiniones

Antes de comprar en una tienda que no conocemos es importante buscar opiniones de otros usuarios en la red. Si se trata de una tienda del marketplace de Amazon o eBay la tarea es muy sencilla, ya que encontraremos siempre amplia información sobre la tienda.

Por ejemplo, esta es la información sobre la tienda Móviles y Más de eBay y esta la de A-Montain en Amazon.

Es muy fácil acceder a ella y, aunque es habitual encontrar alguna experiencia negativa, podemos ver que la inmensa mayoría de los clientes han quedado satisfechos con su compra. Esto ya nos daría una gran tranquilidad a la hora de comprar.

Amontain

Pero, si se trata de un vendedor que tiene su propia tienda en internet, a veces no resulta tan sencillo encontrar opiniones.

Lo más recomendable es buscar en páginas con experiencias de compra verificadas, como Revi u Opiniones Verificadas. Esto nos garantiza que las personas que opinan son, realmente, clientes que han realizado una compra en esa tienda.

Las opiniones, sobre todo malas, en foros o blogs suelen ser habituales y también hay que tenerlas en cuenta. Aunque, claro está, en su justa medida. No es lo mismo encontrar cientos de mensajes advirtiendo que una tienda no envía las compras que ver un mismo mensaje, en decenas de páginas, indicando que se recibió un producto dos días tarde.

Lógicamente, si se trata de una tienda que no conocemos y no hemos encontrado ni una sola opinión sobre ella o, por el contrario, sólo hemos encontrado opiniones que la ensalzan demasiado y únicamente en páginas no verificadas... quizá deberíamos extremar las precauciones.

Las formas de pago

Si hay algo que genere enorme desconfianza es el momento de pagar. Y más aún si tienes que pagar por adelantado. Algo que es habitual en, prácticamente, todas las tiendas online.

Algunas tiendas todavía siguen ofreciendo la opción de pagar contra reembolso (es decir, en efectivo en el momento de recibir tu pedido) pero suele acarrear gastos y comisiones, por lo que muchas tiendas han terminado por desecharla.

Esta forma de pago, contra reembolso, junto a la tarjeta, PayPal, transferencia bancaria o los cada vez más habituales pagos aplazados (como Sequra o Aplazame) son las formas de pago más habituales.

Otros métodos de pago, como Western Union o Money Gram, deberíamos descartarlos de inmediato ya que son servicios de envío de dinero similares a un giro postal.

Dentro de los más habituales, sin duda PayPal y las tarjetas prepago son los más seguros. Eso sí, siempre debemos prestar atención al candado verde.

Y, si ya con una tarjeta bancaria resulta muy sencillo reclamar cualquier operación en nuestro banco, con una prepago, como las de Correos o Bnext, tendremos la seguridad de que no podrá ser utilizada para cargarnos otra compra.

Es decir, nosotros recargaremos la cantidad que vayamos a gastar antes de realizar la compra por lo que, una vez efectuada, no habrá más saldo en la tarjeta.

PayPal es otra de las formas de pago más recomendadas. Por un lado, porque nos permite utilizar nuestra tarjeta o cuenta bancaria sin facilitar ninguno de estos datos al vendedor. Por otro, si tenemos algún problema con la compra, la reclamación es muy sencilla y PayPal nos devolverá el dinero si, por ejemplo, no recibimos el pedido.

Ojo a los pagos fuera de la plataforma

Los marketplace, como eBay, son algo habitual y aglutinan tiendas en un único lugar. Pero también existen numerosas tiendas que, además de vender sus propios productos, recurren a terceros para completar su catálogo, creando así su propio marketplace. Es el caso de Amazon, PcComponentes o Fnac, por poner algunos ejemplos.

En todas ellas deberíamos seguir siempre la norma de no realizar nunca pagos fuera de la plataforma. Es decir, si compramos en eBay o Amazon, el pago lo haremos desde nuestra cuenta y a través de sus formas de pago habituales.

Si un vendedor nos ofreciese realizarle un pago directamente siempre deberíamos rechazarlo. Y, por supuesto, nunca enviar dinero en efectivo (Western Union, MoneyGram, etc) ni responder a mensajes que nos pidan información sobre nuestra tarjeta. Además, siempre debemos contactar con los vendedores por medio de la plataforma y evitar enviar mensajes directamente desde nuestro correo electrónico.

Tienda Amazon Si una tienda en Amazon nos pide que contactemos con ellos antes de comprar deberíamos desconfiar

Y es que, pagando fuera del marketplace, nuestra compra no estaría protegida y no contaríamos con la seguridad de recibir nuestra compra. En Amazon o eBay nos alertan sobre esto y recomiendan que, en caso de duda, contactes con la plataforma.

¿Cuando me llegará?

Los plazos de entrega son el talón de Aquiles de las compras online. Es cierto que Amazon o El Corte Inglés, en algunas zonas, entregan en un plazo de dos horas. Pero, lo habitual, es tener que esperar al menos 24 horas para recibir nuestro pedido.

Y, si la compra se realiza en China, deberás armarte de paciencia ya que los envíos, aunque suelen llegar en menos de dos semanas, pueden demorarse más de un mes.

De todos modos, si tienes tu localizador de envío, el plazo de entrega ya se ha cumplido y no hay ni rastro de tu pedido, antes de recurrir a las redes sociales, es preferible contactar con la tienda y esperar un plazo prudencial para recibir una respuesta.

Y es que debemos tener en cuenta que hay épocas (rebajas, Black Friday, Navidad) en la que se realizan multitud de envíos a la vez, por lo que los retrasos suelen ser habituales.

De nuevo, si hemos pagado mediante PayPal o tarjeta, nuestro dinero está a salvo y es posible recuperarlo de forma más o menos rápida si no recibimos nuestro pedido.

¿Lo barato sale caro?

Si nos sigues habitualmente seguro que has podido comprobar que, comprar de manera segura y ahorrar, es algo que no está reñido.

Diariamente encontramos multitud de ofertas pero siempre debemos ser precavidos. Un smartphone con un descuento de un 20%, o unos vaqueros con una rebaja del 50%, puede ser algo completamente asumible. Pero ¿un iPhone por 30 euros o un MacBook por 50 euros no sería sospechoso?

El sentido común debe ser la principal arma para evitar caer en engaños. Si ese producto que quieres tiene un precio tentador pero la tienda muestra todos sus datos, permite pagar mediante PayPal y nos ofrece una transparencia total en cuanto a envíos y devoluciones es posible que se trate de una oferta real.

Por el contrario, si no aparecen datos claros y nos pide un pago únicamente por Western Union... es mejor cerrar el navegador sin dudar ni un instante.

Hay que tener en cuenta que si una tienda puede ofrecer un precio realmente extraordinario, mucho más bajo que cualquier competidor, no dudaría en subir el producto al marketplace de eBay o Amazon.

Y es que, aún con las comisiones que tendrá que pagar, las ventas efectuadas mediante estas plataformas serán infinitamente superiores a las de una tienda online, sobre todo si no es una tienda demasiado conocida, por la seguridad que nos ofrecen estos gigantes.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios